viernes, 24 de enero de 2014

PECHUGAS DE POLLO RELLENAS DE JAMÓN Y QUESO

Una receta de lujo que queda muy bien para un evento familiar, o una cena con amigos y dejarlos impresionados.
Las pechugas tienen que quedar bien abiertas, si no sabéis hacerlo se lo podéis pedir al carnicero.
Al enrollarlo con el hilo para que quede bien apretado, le coloco antes dos palillos para que sea mejor enrollarlos.
Ingredientes:

  • 4 pechugas de pollo
  • 4 lonchas de jamón serrano
  • 4 lonchas de queso
  • 8 tomates secos (opcional)
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1 vaso y 1/2 de vino blanco
  • 1 lata de champiñones laminados
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de orégano 

Poner los tomates a remojo en agua caliente unos 15 minutos para que se hidraten . Sacar del agua y secar bien.
Abrir las pechugas de pollo completamente, colocar la loncha de jamón, una loncha de queso y 2 tomates. Cerrar las pechugas, sin que sobre salga ni el jamón, ni el queso ,colocar 2 palillos y pasar hilo hasta tener el rollito bien cerrado. Retirar los palillos.
En una cazuela con aceite de oliva se marca las pechugas, retirar de la olla y reservar. En el mismo aceite sofreír la cebolla y el ajo picado. Añadir las pechugas, el laurel, el orégano, verter el vino y cocinar durante unos 25 minutos.
Pasado el tiempo,sacar las pechugas y quitar el hilo, retirar el laurel, triturar la cebolla y la salsa de la cocción. Pasar la salsa por un chino o un colador y volver a colocar en el fuego junto con las laminas de champiñones en conserva y dejar cocinar 5 minutos, rectificando de salsa si fuera necesario.
Cortar en lonchas las pechugas y verter un poco de salsa, acompañar con unas patatas fritas.

4 comentarios:

Doris mis cosillas dijo...

Que delicia, me quedo con tu receta.Besosss

lolines dijo...

¡que buenas!

Montse Alonso dijo...

Qué ricas¡¡¡¡¡¡ hace tiempo que no las preparo.

Mónica -saboreando las estrellas- dijo...

Tal cual esta el plato me parece perfecto, me apetece un monton.

Besos

Youtube: Monica-Saboreando las estrellas

Blog: Saboreando las estrellas